click para buscar
Y un día como cualquier otro...
descubrí que mi vida sin las letras no era nada


Cuando leemos acariciamos las letras, las hacemos hablar con la energía de nuestra mirada. Entonces ellas susurran, dicen, gritan frases e historias que cambian nuestra vida...irremediablemente.